Emprender un negocio significa adentrarse en una aventura que no está libre de riesgos. Debido a la crisis, muchas empresas se han visto obligadas a echar el cierre, y por ello es importante regatear una serie de dificultades de los que no todo el mundo es consciente cuando pone en marcha un negocio y que nos pueden servir para prevenir dificultades innecesarias. A continuación vamos a mostrarte algunos de los errores más comunes, que deberías evitar a la hora de emprender un negocio:

1. No definir un plan de estudio y de negocio.

Algunos emprendedores no tienen en cuenta esta fase fundamental, en la que se debe realizar un estudio de mercado y asentar las bases de la empresa. Es necesario realizar un plan de negocio, tener unas ideas claras de mercado para mantener un rumbo coherente y no salirse de lo establecido. Definir un buen plan de estudio, recopilando información de competidores, público objetivo y preferencias del consumidor son algunos de los pilares básicos de esta fase.

2. El dinero como fin principal.

Es evidente que uno de los objetivos principales que nos fijamos es ganar dinero, pero lo cierto es que el negocio debemos emprenderlo porque nos gusta lo que hacemos. Siéntate, coge un papel y un boli y escribe tres aspectos, del negocio que quieras emprender, que te impulsen a iniciarlo. Si no consigues enumerarlos con facilidad en cuestión de minutos, quizás no sea ésta la mejor opción de cara al futuro.

3. Crear un equipo inadecuado.

No rodearse de un equipo adecuado puede generar más de un conflicto y numerosas desventajas. Debemos buscar un grupo de personas que se comprometan y que se apasionen igual que tú, que se comprometan con el proyecto. Debemos olvidar contratar gente por conveniencia, amigos o familiares, sin conocer o analizar verdaderamente sus conocimientos y habilidades.

4. Delegar funciones

Aprender a delegar responsabilidades para poder dedicarse realmente al negocio es una clave para el éxito. Querer abarcar todos los rangos del negocio, desde la caja de la tienda hasta la contabilidad o páginas web de la empresa es un error muy común. Todos tenemos un límite que debemos conocer y, a partir de ahí, la productividad comienza a descender, por eso debemos analizar la situación y saber que debemos delegar las funciones necesarias a las personas correspondientes.

5. Internet y comunicación

Las nuevas tecnologías están cambiando nuestra forma de vida y la forma de hacer negocios. Hemos pasado de una economía de producto a una economía diferente, de servicios, de la atención y la claridad, y es por eso por lo que debemos ser flexibles y poder adaptarnos a los cambios del momento. Un error muy común es la falta de aparición y protagonismo en estos medios, unido todo ello a la falta de conocimiento profesional en esta materia. Debemos estar presentes donde se encuentran nuestros clientes.

No existe un manual concreto que asegure la clave del éxito para los emprendedores pero nunca está de más tener en cuenta esta serie de errores e intentar no caer en ellos. Y, sobre todo, no perder nunca el ánimo ni las ganas de perseguir lo que queremos.

¡Ánimo, y suerte!

Hazte de Alumni Ventajas de Alumni