El currículum es tu carta de presentación, el escaparate en el que muestras tus fortalezas y tus capacidades, tu formación y tu experiencia. Es la primera impresión que las empresas se van a llevar de ti, y por eso es importante que sea lo más cuidado y atractivo posible.
En Alumni te contamos cómo puedes mejorarlo para demostrar que eres el candidato perfecto para ese puesto de trabajo que estás buscando.

Cómo hacer más atractivo tu currículum

Para que tu currículum destaque y te dibuje como un buen candidato es importante que identifiques y aprendas a comunicar las características que te distinguen del resto y que te convierten en un profesional competitivo y diferente.
1. Cuida el diseño. Un buen currículum tiene una buena presentación. Para ello es importante que escojas una fuente de texto que se lea fácilmente, que cuides los márgenes y el interlineado y que trates de implementar un diseño lo más atractivo posible. Emplea la negrita para destacar los puntos más importantes y hacer más cómoda la lectura, y no abuses de los colores. Lo ideal es que, si quieres romper un poco con la monotonía del blanco y negro, juegues exclusivamente con un color y que éste aparezca de forma muy discreta en el currículum.
2. Incluye una buena foto. Hoy en día resulta imprescindible que el currículum incluya una foto actualizada del candidato. Debe ser una imagen profesional, bien iluminada y en la que se te vea de frente. Es importante que transmita una actitud amable, por lo que es preferible salir sonriendo o con una media sonrisa a aparecer excesivamente serio.
3. Destaca tus puntos fuertes. Haz visibles, sobre el resto de detalles, los puntos que mejor hablan de ti y te hacen sobresalir como profesional: un master o un posgrado reputado, unas prácticas en una empresa destacada, un proyecto propio, etc.
4. Elimina huecos. Es importante que, si llevas meses sin trabajar o si hace un tiempo que terminaste los estudios y todavía no has encontrado empleo, no reflejes estos espacios vacíos –profesionalmente hablando– en tu currículum. Durante esos periodos probablemente hayas asistido a cursos o a charlas, o hayas emprendido algún pequeño proyecto. No dudes en incluir estas actividades, que servirán para que el seleccionador compruebe que no has estado de brazos cruzados esperando a que un trabajo llamara a tu puerta.
5. Incluye un enlace a tu portfolio online y a tus perfiles profesionales en las redes sociales. Tanto el portfolio online como las redes sociales (Especialmente LinkedIn y Twitter) dicen mucho de ti, y es probable que la empresa que se está planteando contratarte quiera conocerte un poco más, por lo que es recomendable que incluyas un enlace a estas páginas. Sobra decir que debes cuidar mucho lo que publicas en ellas puesto que, hoy en día, son prácticamente una prolongación del currículum tradicional.

Cómo mejorar tu currículum

Hazte de Alumni Ventajas de Alumni