El curso universitario comenzó hace solo unas semanas y, con él, las obligaciones académicas y las largas horas de prácticas y estudio. Hemos escuchado cientos de veces eso de que “hay tiempo para todo” pero, a menudo, resulta difícil verlo en práctica.

La fórmula maestra consiste en saber organizarse y en planificar bien nuestras rutinas de trabajo para que el tiempo de estudio sea lo más productivo posible. Y es que, en muchas ocasiones, el motivo de los malos resultados no alude a un insuficiente número de horas de estudio, sino a un mal empleo de ese tiempo.

Por eso queremos darte algunos consejos para que aprendas a distribuir mejor tus obligaciones y puedas disfrutar de una merecida recompensa cuando llegue la hora de la evaluación.

Cómo planificarte para rendir más en los estudios

5 trucos para organizarte mejor a la hora de estudiar

  1. Establece un cronograma (y síguelo): Organiza tus horas de clase, tus horas de estudio, tus ratos de descanso y de ocio. Oblígate a cumplir el horario que te marques y evita, por todos los medios, las posibles distracciones. De esta forma, aprenderás a ser constante y a rentabilizar mucho mejor tu tiempo de estudio.
  2. Márcate tus propias metas: Establece objetivos diarios o semanales y motívate para lograrlos. Es necesario que estas metas sean realistas, que puedan alcanzarse con fuerza de voluntad y constancia. Trabajar por conseguirlas te ayudará a centrarte más en el tema que estás tratando y a ir aumentando, poco a poco, tu capacidad de estudio.
  3. Realiza pausas cortas cada cierto tiempo: Diversos estudios demuestran que nuestro cerebro sólo es capaz de mantener la atención sobre un determinado tema durante cortos períodos de tiempo que no superan los 15 minutos. Por ese motivo, para evitar la pérdida de atención y hacer más productivo el tiempo de estudio, es recomendable no incidir de manera repetitiva sobre una misma idea, y hacer pequeñas pausas de alrededor de 10 minutos cada hora u hora y media de estudio.
  4. Organiza tu espacio de trabajo: Nada mejor que una mesa limpia y ordenada para evitar distracciones y sentarse, con ganas, a estudiar. Procura hacerte con una silla cómoda y tener siempre a mano el material que vayas a necesitar (folios, bolígrafos, subrayadores, libros de consulta, etc.) para no tener que levantarte. Recuerda que cuanto más sistemática sea tu rutina de estudio, más se concentrará el cerebro en la materia y no en acciones secundarias que te pueden llevar a la distracción.
  5. Descansa bien: Es fundamental dormir bien para poder mantener una rutina de trabajo que nos lleve al éxito académico. El sueño favorece la consolidación de la memoria y el aprendizaje, por lo que se convertirá en tu mejor aliado a la hora de estudiar. No te estamos pidiendo que te conviertas en una marmota: según los investigadores, siete horas de sueño son suficientes para que tu mente pueda estar en plena forma durante todo el día y rendir lo que necesitas.
Hazte de Alumni Ventajas de Alumni