Conocemos a Iskren Dragomirov Mitov, ganador del proyecto Centro Explorer USAL con “YoDono”, una red social solidaria.

¿Por qué elegiste estudiar Ingeniería Informática?
Desde que tuve mi primer ordenador, con 7 años ya tuve claro que quería ser ingeniero informático, siempre se me dieron bien los ordenadores y me interesé en saber más y más. Mis comienzos fueron descargando contenido, tal vez un poco pirata, para no pagar por los videojuegos. Desde esas edades hasta segundo de carrera, mi objetivo fue siempre el mismo, desarrollar mis propios videojuegos.
No es tarde para esto, siempre lo puedo hacer, pero he tenido ideas muy buenas en los últimos años que estoy convirtiendo en realidad. Podría decir que siempre quise emprender y que tuve claro que la informática es la mejor herramienta para ser capaz de convertir mis propias ideas en realidad, sin ayuda externa.
A lo largo de mi vida, he sido YouTuber (con 15 años), desarrollador de apps para móviles, llegando a las 50.000 descargas (con 18 años), fundador de un equipo amateur de baloncesto (con 20 años), fundador o co-fundador de varias ideas de emprendimiento, principalmente de carácter social, entre las cuales destacaría una página que mostraba a los padres cómo comunicar a sus hijos que tienen cáncer, una app que guiaba a las personas por el camino más seguro a su destino, enviando notificaciones en casos de emergencia, una pulsera que localizaba e indicaba el estado de personas con Alzheimer, etc.
Una de estas ideas es, actualmente, mi startup, YoDono. Una red social solidaria y de economía colaborativa que incluye servicios como el crowdfunding para emprendedores y ONGs, fundraising para particulares, peticiones de firmas, voluntariados y captación de socios. Aparte de todo esto, es también una agencia de marketing especializada en el tercer sector.

 ¿Por qué decidiste estudiar en la Universidad de Salamanca?
Yo llegué a España a los 10 años de edad y me vine justamente a Salamanca. No fue por nada en concreto, sino que la empresa en la que trabajaba mi padre le envió aquí. Anteriormente estuvo en Málaga durante un tiempo, pero acabamos instalándonos en Salamanca.
También influyó que España fue capital cultural europea en el año 2002, algo que le dio mucho prestigio a la misma, así como también a la Universidad.
Estudié aquí tanto la ESO como bachillerato y como ya tenía claro que quería estudiar Ingeniería Informática, solicité plaza justamente en ese grado en la USAL como primera opción y tuve la suerte de ser admitido.

 ¿Qué destacarías de tu experiencia en la USAL?
La Universidad de Salamanca me ha ayudado, y me sigue ayudando, muchísimo a hacer realidad mi sueño. He sido ganador de varios premios que la USAL otorga y he recibido formación y asesoramiento por su parte y gracias sus numerosos programas de apoyo al emprendimiento. Creo que está haciendo una fantástica labor para apoyar la creación de nuevas empresas y sin duda estoy muy agradecido por su ayuda.
En cuanto a mis estudios en la universidad, he podido contar con profesores fantásticos que me han enseñado muchísimo, pero principalmente, a pensar como un ingeniero.

¿Qué crees que te ha aportado esta universidad en tu carrera profesional?
La universidad me ha enseñado tanto todo lo necesario para poder desarrollar tecnológicamente mis ideas, así como los conocimientos necesarios para saber convertirlas en éxito, gracias a los numerosos talleres de formación orientada al emprendimiento, al Grado en Ingeniería Informática y a los diferentes programas enfocados a emprendedores.
También, ha sido quién me ha guiado e indicado el camino a seguir, los premios a los que optar o programas a los que apuntarme, etc. En definitiva, me ha dado todo lo necesario para despegar, ahora todo depende de mí.

 ¿Qué ha significado para ti recibir el Premio local Centro Explorer USAL y viajar a Silicon Valley?
La posibilidad de poder viajar a Silicon Valley y ver de primera mano el mejor entorno emprendedor del mundo, entender cómo funciona, por qué es el mejor y ser parte de él, aunque sea por poco tiempo, me ha abierto los ojos y la mente. Pude volver con las ideas mucho más claras, motivadísimo, muy inspirado para darlo todo y conseguir tener éxito y, tal vez, un día volver para quedarme más tiempo.
Estoy muy agradecido por haber tenido la posibilidad de conocer aquello. Para mí, lo más importante del viaje fueron los demás emprendedores que conocí allí, personas de toda España, con el mismo objetivo. Lo más sorprendente para los organizadores es que no estábamos compitiendo entre nosotros, sino que nos hicimos grandes amigos. Varios se decidieron a realizar un proyecto nuevo entre ellos y yo estoy intentando crear una aceleradora y traer a la mayoría a Salamanca.

¿Cómo valoras la iniciativa de otorgar este tipo de premios? 
Creo que estos premios son una enorme posibilidad que desafortunadamente unos pocos pueden experimentar, pero lo más importante es el propio programa, no el premio final. Uno valora la importancia de todo lo que aprende a lo largo de la duración del mismo cuando pone en práctica todo lo que se le enseña.
El premio, evidentemente, es una gran motivación para ser el mejor, pero el mayor premio es poder recibir toda esa formación de manera gratuita.

¿Qué es YoDono?
YoDono es una red social solidaria y de economía colaborativa que incluye servicios como el crowdfunding para emprendedores y ONGs, fundraising para particulares, peticiones de firmas, voluntariados y captación de socios. Aparte de todo esto, es también una agencia de marketing especializada en el tercer sector.
Actualmente cuenta con usuarios de 5 continentes diferentes, está en un total de 5 idiomas y las operaciones monetarias se pueden realizar en 13 monedas diferentes.

imagen-1
Hazte de Alumni Ventajas de Alumni