Seis de cada diez estudiantes creen que la educación que reciben es casi exclusivamente teórica y nada enfocada a afrontar los retos y desafíos que podrían llegar a darse en el desempeño práctico de sus trabajos, como la presión.

El primer Barómetro del Observatorio de Empleabilidad y Empleo de los Universitarios pone de manifiesto que mientras algunos estudiantes sí que están satisfechos con su formación universitaria y el empleo conseguido, existen también desajustes entre el mercado laboral y la formación universitaria en algunos ámbitos de estudio. Según el informe, que se analizó información recabada de 13.000 universitarios y 46 universidades, pone de manifiesto el descontento de muchos de los estudiantes universitarios españoles respecto a su formación: un buen porcentaje de los alumnos considera que las excesivas competencias teóricas impartidas por sus profesores no tienen a penas utilidad en el mercado laboral, algo que actúa en detrimento de otras cualidades que sí que son requeridas a la hora de optar a un puesto de trabajo, como los idiomas, la comunicación oral o la capacidad para tratar con la presión, entre otras. Echan en falta tanto las competencias enseñadas como una mejora en las metodologías de enseñanza que se les imparten.

Los estudios de Ciencias de la Salud, Ciencias, Ingenierías y Arquitectura se encuentran entre los mejor valorados en conocimientos adquiridos y las exigencias reales, además de desempeñar trabajos más relacionados con sus estudios. En el lado opuesto estarían los titulados en Artes, Humanidades, Ciencias Sociales y Jurídicas donde la mayoría trabajan en puestos que no tienen relación con su formación universitaria.

En uno de los puntos más débiles que señalaba el informe, el de los idiomas, existen puntos de vista distintos: el rector Manuel López, por ejemplo, sostiene que un nivel medio de inglés debería ser una prioridad para lograr en todo estudiante universitario, mientras que Nicolás Díaz de Lezcano, vicerrector de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, debería ser una competencia adquirida en etapas anteriores a la universidad.

En cuanto al papel de la universidad en la búsqueda activa de empleo, queda demostrado que ocho de cada diez universitarios prioriza el contacto con conocidos para encontrar empleo antes que recurrir a portales de empleo o al trato directo con empresas, una práctica que, según Francisco Michavila, director de la Cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria de la Universidad, va en contra de la igualdad de oportunidades, además de ser una técnica de contratación que no se basa en méritos propios. Por ello la CRUE ha sellado recientemente un convenio por el que más de un millón de estudiantes puedan realizar prácticas en empresas.

Hazte de Alumni Ventajas de Alumni